LA LIMPIEZA

¿Qué es la limpieza? Todos nos preguntamos qué es y para qué sirve. Es obvio que sin limpieza no hay higiene, y si no hay higiene, el mundo estaría lleno de organismos, bacterias, y animales que se alimentan de dichos organismos y bacterias, y a través de  los cuales nos transmitirían tales afecciones y enfermedades que afectarían gravemente a nuestra salud.

Hay que tener en cuenta que hay que mantener la limpieza en las casas, las escuelas, los hospitales, las universidades, en todo tipo de fábricas, ya sean de tipo industrial dedicada a la maquinaria o a aparatos técnicos, como a la alimentación, en los medios de transporte, en el alcantarillado, etc.. Vamos que la limpieza tiene que darse en cualquier hábito o medio en el cual el ser humano  este realizando una función, ya sea de trabajo o de ocio.

A día de hoy hay diversas empresas de  limpieza de comunidades en Valencia que se dedican a mantener los bloques de viviendas limpios librando de esta tediosa pero necesaria tarea a los vecinos.

LA LIMPIEZA EN LA HISTORIA

A lo largo de la historia la higiene y la limpieza en las ciudades ha evolucionado. Hay un escritor austrohúngaro llamado Sandor Marai, nacido en 1900 en una familia adinerada, que cuenta en su libro de memorias” Confesiones de un burgués”, que en su niñez se creía que “lavarse o bañarse mucho resultaba dañino, puesto que los niños se volvían blandos.

En esa época, la bañera era más bien un objeto decorativo, que normalmente se utilizaba para guardar cosas o trastos que no solían usarse a menudo,  ya que la clase burguesa de finales del siglo diecinueve la solía usar cuando estaban enfermos o se iban a casar. Hoy en día nos parece increíble que solamente dos siglos nos separen de semejante disparate en cuanto a la falta de higiene y de limpieza en esa época, cuando hoy en día lo raro es no bañarse todos los días, y mantener un alto nivel de higiene.

Lo más curioso es que ni nos remontamos a la época romana, los seres humanos eran mucho más limpios,  que en los siglos de la edad media hasta la época de la revolución hidráulica, puesto que los romanos eran conscientes de la necesidad de mantener limpio el cuerpo para su cuidado, por ello construyeron las termas colectivas en las cuales pasaban mucho tiempo dedicándose de lleno al cuidado del cuerpo. Dichas termas estaban bajo la protección de la diosa Higiea, de su nombre viene la palabra higiene.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *