¿Por qué debemos entrenar siempre con pulsómetro?

En la actualidad es difícil no conocer a algún vecino, amigo o familiar que haga deporte con asiduidad, ya sea salir a correr, nadar, crossfit o simplemente caminar.

Es muy bueno que cualquier persona tenga la inquietud de no quedarse en casa sentado en el sofá y busque formas de activarse para que su cuerpo se ponga en marcha. Sin ninguna duda, su salud se lo va a agradecer a corto y largo plazo.

Sin embargo, existe el riesgo de empezar cualquier tipo de actividad física con demasiado entusiasmo, demasiado fuerte, lo que puede poner en aprietos a nuestro sistema respiratorio y circulatorio.

forerunner-235

Una forma de evitarlo es mediante el uso de un reloj pulsómetro, ya sea con la banda de frecuencia cardíaca adherida al pecho o bien utilizando un modelo de la nueva generación, que no necesitan la cinta de registro de pulso y que toman directamente las pulsaciones desde la parte inferior de la caja del reloj, mediante unos pequeños sensores.

Mediante unos sencillos cálculos previos, podremos establecer unos intervalos de pulsaciones en los cuales debemos movernos mientras hacemos ejercicio. De esa manera sabremos a partir de qué rango de pulsaciones estamos sometiendo a nuestro cuerpo a demasiado esfuerzo y debemos moderar la intensidad del esfuerzo.

La mayoría de los pulsómetros ya disponen de alarmas sonoras y de vibración que nos avisarán cuando nuestras pulsaciones sobrepasen los límites previamente establecidos, de modo que siempre tendremos la tranquilidad de saber que no nos vamos a despistar y que sin querer estaremos entrenando por encima de nuestras posibilidades.

Existen modelos adaptados a cualquier nivel y cualquier presupuesto, desde modelos de mucho menos de 100 euros y sencillos de manejar, hasta relojes pulsómetro que superan los 500 euros y que cuentan con un sinfín de datos, estadísticas y funciones avanzadas.

Por dónde empezar si quiero comprar un pulsómetro

Nuestro consejo, si estás empezando, es que no hace falta que te gastes mucho dinero en el reloj más moderno y caro, pues cualquiera de gama media cumplirá perfectamente con tus exigencias. Si más adelante progresas en tus entrenamientos y consideras que se te queda corto, siempre puedes regalarlo a alguien conocido o venderlo (hay mucho mercado de segunda mano para este tipo de artículos), y comprarte un modelo superior.

Si no sabes por dónde empezar a buscar, te recomendamos que visites la web de pulsometrosinbanda.com en la que vas a encontrar tablas comparativas de los distintos modelos que existen en el mercado, analizados y puntuados para que puedas elegir.

Ya no tienes excusa para no llevar un pulsómetro en tus entrenamientos. Tu cuerpo y tu salud te lo van a agradecer!

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *